Situada frente a la silueta de los pueblos de pescadores Swahilis y los resorts que se han ido apropiado de la primera línea de mar, los 500km de playas del Océano Índico keniata, de arena blanca y agua cristalina, son mundialmente reconocidas como unas de las más bonitas y paradisíacas del mundo.

Entre ellos se encuentra: Malindi, que alberga la mayor comunidad italiana, Watamu, a tan solo 20km de Malindi y lugar favorito para disfrutar de los días libres entre los locales de la zona, y Mombasa, una conquistada por portugueses, árabes y Omaníes y que es, actualmente, la ciudad más grande e importante de la costa de Kenia.

Malindi

A medio camino entre Mombasa al sur y Lamu al norte, y cerca de los atractivos turísticos del cañón de “Hell’s kitchen” (Marafa), las playas de Watamu y las ruinas de Gedi, Malindi es el lugar perfecto para relajarse unos días mientras se descubren sus alrededores.

Con más resorts que supermercados y tantos tuck-tuck como turistas, Malindi es la perfecta mezcla de la armonía entre la Europa occidental y África oriental.

Aun y ser de origen Swahili, muchos la consideran actualmente una colonia italiana. Y es que la ciudad de Malindi ha estado tradicionalmente codiciada y dominada por potencias extranjeras debido a su buena localización portuaria. Primero los chinos y luego los portugueses la convirtieron durante el s. XVI en el principal puerto para abastecerse antes de cruzar el océano en su camino hacia la India.

Hoy en día, la ciudad es conocida por albergar a más de 4,000 residentes italianos, y con ellos, una gran cantidad de cadenas hoteleras y empresas italianas. Esto hace que la ciudad se haya convertido en una de las más importantes en lo que a ocio nocturno se refiere; bars de playa, discotecas, casino… cambian totalmente la silueta de la ciudad en cuanto se va el Sol.

Para los que deseen visitar la ciudad, no pueden dejar de recorrer su centro histórico, con multitud de edificios de arquitectura árabe, su parque marino (y que comparte con Watamu) y el Malindi Falconry, un centro especializado en aves de cetrería, donde poder sujetar un falcón de más de 10kg de peso al final de la visita.

 

* Ver más en: Malindi – Qué hacer y donde alojarse? *

Watamu

Otro destino imprescindible al recorrer la costa de Kenia es la pequeña localidad de Watamu, donde se puede disfrutar de las mejores olas del país para los aficionados al surf y de las mejores playas de arena blanca y agua cristalina del norte de Kenia.

Watamu no es un población especialmente atractiva turisticamente, pero su Parque Marino y sus playas de arena blanca son de visita obligatoria. Para los que decidan zambullirse y bucear entre las cristalinas aguas del Índico podrán disfrutar del que dicen ser una de las barreras de coral más bellas del mundo. Centenares de variedades de peces, de todos los tamaños, formas y colores hacen de esta agua su hábitat.

Mombasa

Tras su tormentosa historia y de haber pasado por manos de Portugueses, Ingleses, Árabes y Omanís, la ciudad es hoy en día la segunda mayor urbe keniata tras Nairobi, la capital, además de ser el principal puerto de África oriental.

Aún y contar con atractivos turísticos tan importantes como “Fort Jesus”, la ciudad todavía se mantiene como «ciudad de paso» para los que deciden viajar de la bulliciosa Nairobi a las costas paradisíacas del país, y pocos deciden quedarse por algunos días, debido a la fama de insegura con la que cuenta.

Fort Jesus en Mombasa

A pesar ello, año tras año la ciudad se ha ido extendiendo en tamaño.

Su centro histórico se presenta en forma de isla conectado con el continente por el Puente Nyali (al norte), el Likoni Ferry (al sur) y por el Causeway Makupa (al oeste). Además de una línea de ferrocarril que finaliza su recorrido en Uganda.

Sus principales atractivos son las playas del sur; Shelly, Tiwi y Diani, el “Fort Jesus” (construido por los portugueses a finales del siglo XVI y que presenta un excelente estado de conservación) las edificaciones de estética anglo-hindúes y de influencia islámica, y el parque Hallen Park a las afueras de la ciudad, donde disfrutar de una jornada entre monos en libertad, cocodrilos e incluso poder alimentar a la jirafas.

 

PINTEREST!

 

 

 

Marina-Paul.com en Redes Sociales