Esta ruta, de más de 60km, acabó durante el pasado 2016 con más de 200 vidas. Quizás por eso, quizás por razones de marketing, el Inter-American Development Bank le otorgó el nombre de «the world’s most dangerous road» (la carretera más peligrosa del mundo) en 1995.

Varias compañías, bien desde La Paz o desde Coroico, organizan salidas diarias con desayuno, almuerzo y una merecida ducha refrescante al finalizar el trayecto, a partir de 330 Bob (45€ / 50$).

El tour empieza sobre las 7 de la mañana con un desayuno energizante mientas todo el grupo se reúne en el lugar de encuentro. A partir de allí, una mini-van cargada con todo el equipo necesario; la indumentaria, cascos y comida recoge a los aventureros para dirigirse al punto de inicio de la ruta: “La cumbre”, a más de 4.650m de altura.

En ese punto, se inicia el recorrido por la carretera de Andes bolivianos. El primer tramo, de 20km sobre asfalto, permiten llegar a la bifurcación del mirador Chuspipata donde la carretera abandona el pavimento, los guardarraíles y cualquier comodidad durante las siguientes 4 horas que dura el descenso (eso sí, siempre en medio del trafico caótico, que parece no haber quedado atrás, aun y haber salido de la ciudad de La Paz) para convertirse en una zigzagueante ecovía de ripio, en pendiente considerable y sobre un acantilado de más de 1000m.

El siguiente tramo ya forma parte de la imagen que aparece en cualquier buscador al introducir «carretera de la muerte Bolivia»; Descenso a gran velocidad, que en ocasiones alcanza los 75km/h debido al gran desnivel que existe a lo largo de la ruta, por curvas cerradas sobre inestables superficies rocosas e incluso bajo alguna que otra cascada.

A pesar de todo, y gracias a su gran desnivel, el circuito no requiere de especial buena forma física, puesto que los 60km son en su totalidad en descenso.

Durante el trayecto, las paradas son obligatorias para fotografiar los espectaculares paisajes que atraviesa “la carretera de las yungas”, como fue originalmente llamada la ruta, y que sirve de antecedente al amazonas boliviano.

Al final del recorrido, un merecido almuerzo tipo buffet y unas duchas a disposición de los «supervivientes», tal y como marca el cartel de llegada al restaurante (de foto obligatoria), que indica final del tour.

Desde allí, tras un breve descanso, se pone rumbo hacia La Paz de nuevo, donde las compañías obsequian con una camiseta  al más puro estilo «Death road» y un CD con imágenes y vídeos de la experiencia.

Información práctica:

Dónde reservar? Diferentes agencias ofrecen el tour con pequeñas modificaciones, pero grandes diferencias de precio. «No fear adventure«, premiada por Tripadvisor, es una buena y económica opción.

Cuanto? 330 Bob por la bicicleta mecánica, 380 Bob por la hidráulica

Cuando reservar? Los tours se organizan durante todo el año, aunque hay que tener especial cuidado durante el descenso en la época de lluvias.

Dónde? El descenso en bicicleta empieza después de 3h de ruta en bus desde La Paz, y finaliza cerca de las poblaciones de Yolosa y Coroico (con regreso, de nuevo en bus, a la ciudad de La Paz).

Quién? Debido a que toda la ruta (60km) se realiza en descenso, el circuito no requiere de especial condición física y es apto para todos aquellos que busquen adrenalina durante su viaje a Bolivia.

Porcentaje de descenso: 85%

PINTEREST!

error

Marina-Paul.com en Redes Sociales