Solamente 160 kilómetros separan Humahuaca del país vecino, Bolivia. El pueblo más grande de los que conforman la Quebrada, y que le da nombre, no presenta más que un único atractivo turístico; El hornocal.

Dejando a un lado su pintoresco y tradicional carnaval donde no falta la comida, la bebida, el baile y el homenaje a la Pachamama, además de su historia como lugar estratégico en el transporte de mercancías de todo tipo hacia Bolivia y Perú; la importancia turística del pueblo de Humahuaca se debe a su mayor y único atractivo turístico (y no por esto menos importante); el cerro de los 14 colores, también llamado “Hornocal”, declarado, junto al conjunto de la Quebrada, Patrimonio Mundial de la Humanidad en 2003.

Captura de pantalla 2016-04-09 a las 20.26.58

Captura de pantalla 2016-04-09 a las 20.26.29

Una montaña que parece haber sido cortada y pintada meticulosa y simétricamente con variedad de colores para ser fotografiada por las decenas de turistas que visitan el lugar diariamente.

Captura de pantalla 2016-04-09 a las 20.27.47

Aunque parece obra de un artista, la gran variedad de colores se debe a la combinación de materiales como el óxido de cobre, que proporciona el color verdoso; el blanco de la piedra caliza; el morado del plomo y carbonato de calcio; y el rosado de la arcilla y arena. Todos ellos depositados hace millones de años en forma de sedimentos durante las diferentes etapas geológicas.

Sin duda alguna, la más de una hora de camino serpenteante por la carretera de ripio bajo el sol abrasador del norte de Argentina tiene su recompensa tras llegar al majestuoso cerro de los 14 colores.

Consejo:

Para los que deseen visitar “El hornocal” por su cuenta deben saber que éste se encuentra a más de 23km del pueblo de Humahuaca. El camino es empinado, de ripio y sin ninguna sombra sobre la que descansar durante el ascenso.  Debido a todo esto, no se recomienda realizarlo andando. Los remises (o taxis compartidos) ofrecen trayectos de ida y vuelta por 400 pesos en coches habilitados para 4 personas, por lo que sale muy conveniente al dividir el precio del trayecto entre todos sus pasajeros.

Otra forma de llegar es alquilando un auto, con el único coste a añadir que el de la entrada (30 pesos por automóvil) puesto que el área pertenece a una comunidad indígena.

Captura de pantalla 2016-04-09 a las 20.28.00

PINTEREST!

error

Marina-Paul.com en Redes Sociales