Dicen que la carretera que recorre la Costa Amalfitana es una de las más pintorescas, no solo de Italia sino de todo el mundo. Desde 1997, la costa de Amalfi presume de ser considerada Patrimonio Mundial por la UNESCO tanto en el ámbito cultural como paisajístico y natural.

Tanto si eres de los que van en busca de pequeños pueblos de pescadores y aún por descubrir, como Vietri Sul Mare; de los que prefieren escaparse al interior y perderse en lugares como Ravello, o de los que buscan ciudades llenas de tradición como Amalfi, la costa Amalfitana es el lugar perfecto para ti… y para los millones de turistas que la visitan cada año y que han convertido esta zona costera del sur de Nápoles en una de las más visitadas de Italia.

Ravello

Situada a tan solo 6km de Amalfi, Ravello se caracteriza por ser una de las pocas ciudades de la Costa Amalfitana que no tiene salida directa al Mar, sino que se encuentra en la “Riserva Statale Valle delle Ferriere” (Reserva Nacional del Valle delle Ferriere).

Ravello es el lugar perfecto para perderse entre opulentos jardines y limoneros, típicos de la costa Amalfitana, y  que forman parte del telón de fondo de la ciudad. Hoy en día, estos jardines, incluyendo Villa Rufolo y Villa Cimbrone, pertenecen a palacios privados de familias nobles y se han convertido en las principales atracciones turísticas de la ciudad.

Sin embargo, si eres de los que prefiere mezclarse entre las tradiciones cuotidianas de los locales y dejar a un lado los lugares de interés turístico, cada martes por la mañana, Ravello alberga su mercado semanal en la plaza del Duomo donde podrás encontrar todo tipo de productos, incluyendo vino local, “flor di latte” (Mozzarella) y licor de limoncello.

Pero Ravello no es solo un destino atractivo para los turistas. Con los años, la ciudad también se ha ganado el respeto y la admiración de los artistas, así como el título de Patrimonio Mundial de la UNESCO. Jacqueline Kennedy, Miró, Virginia Wolf, etc. también encontraron su inspiración en Ravello.

En honor a R.Wagner, quien murió en Venecia en 1883, el «Festival anual de Música de Ravello» tiene lugar durante los meses de verano desde 1953.

Vietri Sul Mare

Vietri sul Mare es una de esas poblaciones de las que nunca has oído hablar y de la que probablemente no vas a querer irte en cuanto la pises.

Internacionalmente conocida como la capital de la cerámica de la provincia de Campania, Vietri sul Mare marca el comienzo de Costa Amalfitana.

A pocos kilómetros de la ciudad de Salerno, Vietri es una de las poblaciones menos dependiente del turismo y, quizás, por esta razón, el más auténtico de los pueblos pesqueros de la zona.

Desde la época medieval, Vietri sul Mare ha sido reconocida por sus cerámicas, y durante generaciones, los habitantes de esta bonita ciudad costera han estado produciendo porcelana preciosa, la mayoría de las veces pintada manualmente en brillantes amarillos, verdes y azules.

Si quieres conocer más sobre la historia de la industria más importante de Vietri sul Mare es imprescindible realizar una visita al Museo de Cerámica de Villa Guariglia.

Otra de las paradas que no puedes perderte al visitar la ciudad es la cúpula del siglo XVIII de la iglesia de San Giovanni Battista, la cual puede verse desde casi todos los rincones de la ciudad. En ella, se utilizaron cerámicas coloridas diseñadas únicamente en la población de Vietri.

Con una silueta que nada tiene que envidiar a sus poblaciones vecinas, así como las cualidades perfectas para una escapada tranquila en la agitada Costa Amalfitana, Vietri sul Mare es la más anónima de entre las poblaciones de la Costa Amalfitana.

Amalfi

Situada a las orillas del Mar Mediterráneo, gracias a su importancia geográfica e histórica, hace más de mil años Amalfi llegó a ser una de las cuatro Repúblicas Marítimas italianas, junto con Venecia, Génova y Pisa.

Actualmente, la ciudad concentra el mayor número de habitantes de entre los pueblos que forman parte de la Costa Amalfitana, a la que da nombre, y a la vez, se ha convertido en la ciudad de “la costiera” más visitada por los turistas gracias a sus pintorescas y estrechas calles, a la gran calidad y variedad de su gastronomía, en especial su tradicional “Sal de riso”, y su espectacular Duomo, precedido por 62 escalones.

Si todavía no estás convencido, es mejor que la visites tú mismo, eso si, durante el mes de Junio, cuando se celebra la bajada de la estatua de San Andrea Apóstol desde el Duomo de la ciudad a hombros de aquellos que predican fielmente con la religión y tradición católica.

Y si finalmente decides continuar el viaje hacia otras poblaciones costeras, lo puedes hacer directamente desde su puerto, desde donde salen diariamente excursiones a varias poblaciones de la región de Campania, entre ellas Salerno, Nápoles o las islas de Ischia o Capri.

Positano

Si quieres sentirte como Marisa Tomei en el film “Sólo tú” o Diane Lane en “Bajo el Sol de la Toscana”, Positano es tu lugar.

A lo largo de la historia, la ciudad ha sido escenario de decenas de películas que terminaron convirtiéndola en uno de los enclaves favoritos para estrellas de cine hollywoodiense y celebridades internacionales.

Además, su abrupta geografía la hace fácilmente reconocible entre las postales que ocupan los pasos marítimos (lungomare en italiano) de las ciudades costeras cercanas. Sin embargo, es prácticamente imposible moverse entre ellas en coche, y las únicas que consiguen hacerse un lugar entre los turistas que visitan la ciudad, son las Vespas.

De entre los principales atractivos turísticos de Positano, no puedes perderte “Fiordo di Furore” situado a pocos kilómetros de la ciudad. Este “fiordo” aparece enclavado en la población que le da nombre, Furore, que hoy en día se conoce como ‘il Paese Dipinto’ (la villa pintada), gracias al festival anual de artistas murales que se celebra cada mes de Septiembre.

Fiordo di Furore
Atardecer en Positano

Sorrento

Aunque muchos no la consideran parte de la Costa Amalfitana, debido a su situación geográfica en la costa septentrional de la península Sorrentina y frente de la bahía de Nápoles, sus habitantes se enorgullecen de poder disfrutar de la mejor puesta de Sol de la región de Campania.

Déjate rodear de vegetación, limoneros y olivos, piérdete por su casco antiguo, disfruta de las inconfundibles vistas al Vesuvio, recorre la calle peatonal “Corso Italia” o su paseo marítimo, el cual aglutina la mayoría de restaurantes, cafeterías y tiendas de recuerdos de la ciudad… y es que Sorrento es, hoy en día, una ciudad vibrante y preparada para un turismo que no para de aumentar año tras año.

Si prefieres quedarte en un solo lugar y realizar excursiones diarias por los alrededores, esta es tu mejor opción. A medio camino entre Nápoles y Amalfi, Sorrento es la ciudad perfecta para explorar la provincia de Campania.

Además, a tan solo 18km aparece Positano con sus casas sobre el acantilado; al Este, Salerno esconde uno de los parques arqueológicos más importantes del país, Paestum; y al Norte, el Monte Vesubio dibuja la silueta del que fue uno de los volcanes más peligrosos de la historia y que terminó sepultando núcleos urbanos como los de Pompeya.

Marina-Paul.com en Redes Sociales