Cuando hablamos de países árabes nos referimos, en su mayoría, a países del norte de África, de Oriente Medio y de aquellos bañados por las aguas del Golfo Pérsico.

Y aunque a pesar de que cada uno de ellos cuenta con su propia cultura, tradiciones, gastronomía, etc y muchas cosas los diferencian, también existen muchísimas similitudes entre todos y cada uno de ellos.

Si estás pesando en visitar alguno de los países árabes, estas son las cosas que debes saber:

Saludos (nunca entre sexos)

La cultura de los saludos es muy distinta entre todos y cada uno de los países, sea de la religión que sea. Sin embargo, hay algo que sí tienen en común los países árabes, y es que no existen los saludos entre personas de diferentes sexos.

Los hombres abrazan y besan a los hombres, y las mujeres hacen lo mismo con sus homólogas, pero nunca entre ellos.



No solo no se recicla, sino que se consume muchísimo plástico

Parece ser que la cultura del reciclaje todavía no ha llegado a los países árabes. Es más, debido a la falta de mecanismos para su reutilización y tratamiento, y la falta de responsabilidad medioambiental, hoy en día el reciclaje es prácticamente inexistente en los países árabes.

Pero no solo eso, en muchos de ellos la cultura del “aparentar” supera los límites medioambientales. Es decir, a los ojos de tu vecino, tu poder adquisitivo aumenta proporcionalmente según el número de bolsas de plástico que lleves contigo, aunque solo haya un producto en cada uno de ellos.

Aunque la mayoría de países árabes goza de desiertos infinitos, no siempre hace Sol y calor

A pesar de que casi todos los países árabes cuentan con un basto desierto en su interior, de arena o árido, su temperatura no permite disfrutar del verano a lo largo de todo el año como muchos piensan.

Es más, durante los meses de Enero y Febrero se produce el efecto de “los 40 días de invierno”, y aunque las temperaturas casi nunca llegan a alcanzar los grados centígrados negativos, la sensación térmica y de frío es más que notable.

Además, la mayoría de viviendas/edificios no parecen estar preparados para soportar dichas temperaturas y no cuentan con calefacción ni aislante para dar tregua a los fríos inviernos.

Desierto de Wadi Rum, en Jordania

El uso del hijab no es obligatorio

Mientras que en la península arábiga y en el territorio Iraní sí se recomienda el uso de hijab también para las turistas quienes visiten el país (a pesar de que no es obligatorio, su cultura es mucho más tradicional que en otros países), en el resto del territorio árabe, aquellas viajeras quienes no sigan la religión islámica, no se verán obligadas, en ningún momento, a cubrirse el pelo.

A excepción del uso para el acceso a aquellos lugares sagrados.

El uso del hijab para turistas solo es obligatorio en templos religiosos

El alcohol es legal

Sí, el alcohol se considera un “pecado”, por así decirlo, para los árabes, puesto que según el libro sagrado de “el Corán”; el alcohol favorece la alteración de los sentidos y afecta a la racionalidad de las personas, de manera que uno no puede hacerse cargo de sus acciones.

De esta manera, aunque las bebidas alcohólicas no están bien consideradas, sí pueden encontrarse en establecimientos muy concretos de aquellas ciudades más grandes o ciudades “tax free” (fronterizas) como la ciudad marítima de Aqaba en Jordania, así como en muchos hoteles.

Fumar “shisha” es el equivalente a tomar café

La “shisha” es, en los países árabes, lo que el café en Europa o el té en Inglaterra. Es decir, una actividad social que reúne a mujeres y hombres, la mayoría de las veces por separado, durante horas en terrazas de bares o propiedades privadas. Sus mil y un sabores acostumbran a ir acompañados de típicos dulces árabes como el gatayef, el baklawa o el burma.

Sí, se come con las manos

Sí, se come con las manos. Y no, igual que pasa con el hijab, esto tampoco es obligatorio.

En los países árabes es tradición comer con las manos, más bien dicho, comer con la mano derecha. Sin embargo, todo aquel quien lo desee puede pedir cubiertos y disfrutar de la comida de la forma más occidental posible :) Aunque la verdad es que los restaurantes han aprendido a distinguir, de antemano, a los turistas, y los platos acostumbran a ir acompañados de cubiertos.


Comer fuera es más barato que comprar en el supermercado

En muchos casos, comer en cualquier restaurante local puede resultar mucho más económico que cocinar en casa.

Y es que comprar todos los ingredientes y especies necesarias para cocinar un buen menú para una familia numerosa árabe, hacer uso de las botellas de gas (sí, aquí tampoco han llegado las cocinas eléctricas) para después, tener que limpiar cada uno de los utensilios de cocina usados (en ocasiones, de plástico de un solo uso)… sale caro.

Por eso, lo mejor es visitar cualquier restaurante callejero donde comer por $3 y olvidarse de todo menos de disfrutar de la compañía.

Cultura de dulces

¿Quién dice que los “macarrons” franceses, que el chocolate suizo o que la ensaimada mallorquina es el mejor dulce del mundo?

Históricamente fueron los árabes los que dieron gran esplendor a la pastelería aportando nuevas formas de endulzar los productos mediante el uso, por ejemplo, de la caña de azúcar. Y más tarde, aprendieron a combinarlos con frutos secos de la zona como almendras o pistachos.

Entre ellos se encuentran el Baklawa, quizás el más internacionalmente conocido, el baghrir o maamoul, etc.

Sin duda alguna, la parte más adictiva de los países árabes y una razón “de peso” para volver :)

Consejo de viaje:

Sea cual sea el país árabe que decidas visitar, no olvides contratar el seguro de viaje que más se adapte a tus necesidades, e informarte en las condiciones generales y particulares sobre las coberturas y exclusiones de tu seguro, para poder elegir la póliza más adecuada a tus necesidades.

Si tu viaje es eminentemente turístico y eres de los que lo reserva todo antes de salir, te recomiendo elegir un seguro de cancelación de viaje que te permita recuperar todos esos gastos de las diferentes reservas que ya habías confirmado para tu viaje si al final debes cancelarlo por cualquier contratiempo que pueda surgir; como por problemas de salud, por la anulación de un acompañante del mismo viaje, por motivos laborales o por ser miembro de una mesa electoral o de un jurado, etc.

Por lo contrario, si eres de los aventureros que sale de viaje solamente con fecha de ida, tu recorrido por los países árabes está solamente organizado en tu cabeza y prefieres ir sobre la marcha sin pensar en problemas que puedan surgir, el  seguro de viaje internacional es justo lo que necesitas.

Este seguro te ofrece asistencia médica internacional 24 horas en caso de accidente, demoras o pérdidas de equipaje en cada vuelo, etc. para que solo tengas que preocuparte de disfrutar.

PINTEREST

error

Marina-Paul.com en Redes Sociales