Rio de Janeiro, esa ciudad construida hace más de 450 y que en su momento fue la capital de uno de los más grandes países del mundo, incluye en su estructura urbanística grandes zonas verdes donde refrescarse del calor húmedo que acecha la ciudad durante todo el año, y Parques Nacionales interurbanos como el de Tijuca, el más grande del mundo con más de 32km2 de extensión.

En todos ellos existen recorridos a pie para los más aventureros y desde donde poder contemplar las mejores vistas de esta inmensa urbe.

Las 4 mejores rutas para perderse entre la naturaleza de Rio de Janeiro y escapar del calor de las playas son:

Morro dois Irmaos (Montaña de los dos hermanos)

Duración: 40 minutos

Longitud: 1,5km

Desnivel: 533m

Dificultad: Fácil

Cómo llegar:

El camino empieza en lo más alto de la favela de Vidigal, desde donde debe tomarse el sendero para llegar andando a la cima del peñasco. Para llegar al inicio del camino, la forma más sencilla es mediante transporte público hasta el comienzo de la favela de Vidigal, en la Avenida de Niemeyer, y un posterior viaje en «moto taxi» por las sinuosas calles de la favela por menos de 10R$ (ida/vuelta).

Sin duda alguna, una de las vistas más espectaculares y fáciles de conseguir sobre la «Cidade Marvellosa» de Rio de Janeiro.

brazil, brazil, morro dois irmaos

Captura de Tela (12)

Captura de Tela (13)

Captura de Tela (14)

Captura de Tela (15)

Captura de Tela (16)

Cristo Redentor/Corcovado

Duración: 1h 30m – 2h

Longitud: 2.25km

Desnivel: 704m

Dificultad: Moderado/Difícil

Cómo llegar:

El sendero para subir al Cristo Redentor empieza en «Parque Lage, Rua Jardim Botânico, 414», un precioso espacio verde incluido en el Parque Nacional de Tijuca donde poder empezar el día cogiendo fuerzas en el café de la «Escola de Artes Visuais do Parque Lage» con un buen desayuno anterior a la ascensión, y con maravillosas vistas al Cristo desde el palacio de estilo Romano construido por Enrique Lage para su mujer, la cantante italiana Gabriella Besanzoni.

Desde allí, se inicia el sendero de aproximadamente 2h de duración por el empinado y húmedo bosque de Tijuca hasta llegar a la entrada del recinto.

Información: Para aquellos que decidan caminar los más de 700m de desnivel, la entrada al recinto se reduce a 24R$ (frente a los 68$R a abonar si se decide hacer el recorrido de ida y vuelta en el mítico tren rojo del Corcovado). Aún así, hay que tener en cuenta que si se decide descender en tren, en lugar de hacerlos de nuevo andando, deberán abonarse 22R$ extra.

A pesar de ser la atracción número uno de la ciudad y, por tanto, recibir más de 5.500 visitantes diarios (2 millones al año) que ocupan cada milímetro del monumento, Corcovado representa una parada obligatoria para cualquier turista que decida viajar a Rio y desee conseguir la mejor perspectiva de la ciudad, con una panorámica de 360º.

Captura de Tela (25)

Captura de Tela (26)

Captura de Tela (29)

Captura de Tela (28)

Captura de Tela (27)

Pão de Açucar – Pan de Azucar

Duración: 1h 30m – 2h

Longitud: 900m

Altura: 200m

Dificultad: Fácil

Cómo llegar:

Pão de Açucar comienza en la «Pista Cláudio Countinho» en la Praça General Tibúrcio. Después de una caminata de 30 minutos y a más de 200 metros de altitud, se alcanza el Morro da Urca, la primera parada de «Bondinho do Pão de Açucar».

Desde allí, debe abonarse el precio completo para ascender en teleférico a la segunda y más alta montaña, a 395m de altura, ya que no es posible acceder a ella andando. Desde la parte superior, se pueden conseguir una de las mejores vistas de la ciudad, así como de sus playas más legendarias; Copacabana e Ipanema, y la atracción número uno de Río; el Cristo el Redentor.

 

Captura de Tela (24)

Captura de Tela (22)

Captura de Tela (23)

Captura de Tela (18)

Captura de Tela (17)

Captura de Tela (19)

Captura de Tela (21)

Ruta de las cascadas

Duración: Libre

Longitud: 4,4 km (hasta el mirador chino)

Desnivel: 611m (hasta el mirador chino)

Dificultad: Fácil

Cómo llegar:

La ruta empieza en la Rua Pacheco Leao,  donde llegan los buses interurbanos de los diferentes puntos de la ciudad. Desde allí debe tomarse el camino asfaltado que lleva a la entrada de la Foresta de Tijuca, entre una acomodada urbanización.

La ruta puede hacerse en automóvil, ciclomotor o andando y finaliza en el Mirador Chino. Por el camino, pequeños senderos empinados y no siempre bien marcados llevan a las diferentes cascadas en las que tomar un merecido baño, como la Cachoeira do Macacos, Cachoeira da Gruta o la Cachoeira do horto.

Captura de pantalla 2016-04-03 a las 17.14.58

Captura de pantalla 2016-04-03 a las 17.14.53

Captura de pantalla 2016-04-03 a las 17.14.56

PINTEREST!

error

Marina-Paul.com en Redes Sociales