Transportarse a nuevas culturas en “la pequeña India”, el barrio Árabe y China Town

Singapore, una ciudad estado que ha sabido fusionar en su historia la modernidad occidental y la tecnología más puntera con la mezcla de culturas y religiones de sus habitantes, muchas de ellas ancestrales.

Aunque el país se define en su constitución como laico, barrios como Little India, Arab Street, Chinatown y la mezcla de culturas y rituales de diferentes religiones a las que sus habitantes son devotos, hace que todo eso se reduzca a pura burocracia administrativa, ya que la mayoría de sus habitantes son creyentes y practicantes de alguna de las religiones existentes en el país.

Entre sus mejores ejemplos se encuentran lo barrios ya mencionados de Little India, al este de la ciudad e inconfundible con sus templos que dedican sus coloridas fachadas a la adoración de animales y figuras amorfas; Arab Street, con su epicentro en la pequeña “Muscat Street” que alberga la más importante y espectacular mezquita de la ciudad; y Chinatown, el mayor de los barrios con mil y un templo adorando a Buddha.

 

Ver más en: Singapore, la ciudad de la mil y una culturas. Little India, Arab Street y Chinatown

 

 

Alojarse en el Marina Bay Sands Hotel

Atrás quedaron los tours organizados, el tenerlo todo planificado y no dejar nada para la improvisación.

Cada vez son más los viajeros buscan experiencias únicas en las que sentirse parte de un algo y no únicamente fotografiar los monumentos emblemáticos de la ciudad para subir las imágenes a Instagram o cualquier otra red social.

Y esto es lo que ofrece el galardonado 5* Marina Bay Sands, conocido por albergarlas piscina «flotante» más grande del mundo, justo en lo más alto de sus tres majestuosos edificios que forman el hotel.

La piscina termina siendo su principal atractivo turístico y razón por la cual miles de turistas deciden hacer un alto en el camino y relajarse en sus aguas aunque sea únicamente por un día.

 

Ver más en:  Lujo en el Marina Bay Sands de Singapur

 

 

Haz el turista en “The esplanade”, con la famosa estátua del Merlion (el león) de Singapur

La parada en el Merlión de Singapore es obligatoria, sobretodo después de la caída del Sol cuando “ the esplanade”, como se conoce la zona, se ilumina con el Marina Sands Bay Hotel como telón de fondo, y los restaurantes y pubs más cosmopolitas abren las puertas a los turistas más sibaritas y lujosos.

 

Consigue las mejores vistas de la ciudad desde la noria del Singapur Flyer

No hay duda que las mejores vistas siempre se obtienen desde las alturas. Y es que la noria del “Singapore Flyer” gozó del privilegio de ser la más alta del mundo hasta se inauguró la “High Roller” de Las Vegas, en 2014.

Desde ella, y a 165m de altura, se consigue la mejor panorámica 360º de la ciudad (con perdón de las vistas des de la piscina infinita del Marina Bay Sands).

La noria funciona cada día de 8.30am – 10.00pm y su precio varia según el servicio. Para los que deseen dar la vuelta simple, sin complementos o servicios adiciones, los precios parten de los S$33. Si a esto le añadimos el poder disfrutar del famoso cóctel “Singapore Sling” o de una copa de Champagne durante el vuelo, el precio alcanza los S$69/S$79 respectivamente.

Para los más exigentes, existe la posibilidad de cenar en las cabinas del Singapore Flyer mientras se realiza una doble vuelta a la noria, por el módico precio de S$299.

S$1 = 0,62€

 

 

Descubre los mejores parques de atracciones en la isla de Sentosa

La isla de Sentosa es, a Singapore, lo que la península de Florida es a los Estados Unidos; una zona dedicada única y exclusivamente a la diversión.

Parques temáticos como el Universal Studio, el prestigioso museo de cera de Madame Tussauds, dos campos de golf o uno de los acuarios más grandes del Sur Este Asiático forman la isla de más de 500 hectáreas.

A Sentosa se puede llegar desde la ciudad de Singapur a través de una vía terrestre conectada a la ciudad o a través de un teleférico, que tiene su origen en el Monte Faber.

 

Teleférico que conecta la ciudad de Singapur con la isla de Sentosa

Far, Far Away… Shrek land

 

Cambia de país en 20km y visita el parque de Legoland en Malasia

Una de las excursiones recomendadas a hacer desde Singapore es la visita al parque de Legoland Malaysia.

A tan solo 20km de la ciudad-estado, se encuentra Johor Bahru, una pequeña localidad fronteriza, sin más atractivo turístico que su parque Legoland.

Cómo llegar?

Para llegar al parque, la forma más fácil de hacerlo es en transporte público. La compañía “Causeway Link” ofrece servicio de transfer entre Singapore y el parque de Legoland.

Para ello hay que tomar la línea CW3 o CW4 desde la estación singapurense de Jurong East Interchange. Este servicio finaliza una vez pasado la aduana fronteriza en Malasia (después de pasar también por su homóloga en Singapore).

Una vez pasado en control de pasaporte, la misma compañía, con cambio de línea (esta vez es la CW7L) hace parada en Legoland tras más de media hora de trayecto.

El parque

Legoland Malasia abrió sus puertas en 2012, convirtiéndose en el primer parque internacional del país.

Su horario de apertura es de 10 de la mañana a 7 de la tarde, y sus precios rondan los RM 156 (unos 32€) para los adultos.

 

Ir de compras por Ochard Road (si te lo puedes permitir!)

Ochard Road es, sin duda, la calle comercial de Singapore por excelencia.

Situada en el centro de la ciudad, sus más de 2,2km de longitud albergan tiendas de las mejores firmas comerciales, elegantes hoteles exclusivos y una gran cantidad de centros de ocio como casinos, salas de juego, teatros, etc.

El mejor momento para visitarla es caída la noche, tras un día de turismo por la ciudad, para disfruta de los más modernos, iluminados y minuciosamente decorados escaparates que se entremezclan entre la tradición de sus templos chinos, hindúes o incluso árabes.

Escapa de la ciudad y disfruta de la tranquilidad en los Jardines Chinos y Japoneses de Jurong

A unos 15 kilómetros del centro, y muy lejos de las principales aglomeraciones de turistas, aparece uno de los mejores lugares para hacer un alto en el viaje y disfrutar de la tranquilidad, el zen y de los bonsáis, tan típicos de la cultura japonesa y china.

Un lugar donde las pagodas se erigen alrededor de lagos conectados por puentes, todo adornado, eso sí, con guarniciones de color rojo.

Exposición de bonsáis centenarios incluida, este es, sin duda, una joya olvidada en las guías de viaje de la ciudad que bien merece una visita.

 

Disfrutar de la vida nocturna en “the Quays”

Clarke Quay es la nueva zona de moda de Singapore. A pocos pasos del área de negocios de la ciudad y de sus edificios infinitamente altos, aparecen las construcciones simétricas e idénticas las unas a las otras, separadas por una calle peatonal, y que albergan los más mordernos restaurantes y bares de copas de la ciudad.

No te pierdas la atracción número uno en Singapur; los Gardens by the Bay!

Los “Gardens by the Bay” es uno de los principales atractivos turísticos de la ciudad.

Cerca del ya mencionado Merlion, y justo a los pies del mítico Marina Bay Sands Hotel, sus árboles gigantescos se iluminan una vez caído el Sol y proporcionan un espectáculo de luz y sonido cada día a las 19.45 y 20.45h.

Aun así, el parque también puede ser visitado durante el día. Sus dos pabellones y las decenas de hectáreas ajardinadas hacen que uno necesite casi una jornada entera para recorrerlos enteros.

 

PINTEREST!

error

Marina-Paul.com en Redes Sociales